El Parlamento aprueba el presupuesto andaluz para 2013, que asciende a 30.706 millones de euros

El Parlamento de Andalucía ha aprobado el Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía para 2013, que asciende a 30.706,7 millones de euros, un 4,1% menos que en el ejercicio actual. Las cuentas para el próximo año mantienen el compromiso con la estabilidad fiscal, pese al acusado desequilibrio en el reparto de los objetivos de déficit entre el Estado (3,8% del PIB) y las comunidades autónomas (0,7%). Este reparto deja a Andalucía con un 24% menos de recursos por habitante que la media de las comunidades autónomas y con un 40% respecto a las de mayor renta. Además, las transferencias finalistas se reducen un 55,6% en los Presupuestos Generales del Estado.

Las principales líneas estratégicas de los presupuestos se dirigen a favorecer la creación de empleo, con una dotación total de 370,5 millones de euros; apoyar a los sectores productivos para generar un crecimiento duradero y estable, especialmente en I+D+i e internacionalización de la empresa; combatir la desigualdad y la pobreza; garantizar el sostenimiento de la red de servicios públicos fundamentales, y situar a la educación como centro de la política económica. Este último ámbito contará con una dotación total de 7.451,15 millones de euros.

El proyecto se ha elaborado para un contexto en el que se confirma que la economía mundial ha vuelto a desacelerarse en 2012 debido a las tensiones en los mercados financieros y de deuda en la Zona Euro. Aunque en 2013 se espera una recuperación del ritmo de crecimiento, éste será muy moderado en el caso de las economías avanzadas. En este contexto, se prevé un decrecimiento de la económica andaluza que será de un -1,4%, en términos reales en 2012 y de un -1,2% en 2013.

Los ingresos no financieros alcanzan los 25.865,7 millones de euros, lo que supone una bajada del 4,3% respecto a 2012. De esta cantidad, 523,7 millones corresponden a tributos propios  (-1,1%); 17.899,9 millones a la aplicación del Sistema de Financiación de las Comunidades Autónomas (-5,1%); 204,6 millones al Fondo de Compensación Interterritorial (-25,6%), y 4.079,6 millones a transferencias finalistas (-9,5%). Por el contrario, los ingresos procedentes de fondos europeos se incrementan un 10,4%, hasta los 3.157,9 millones de euros.

Por su parte, los ingresos financieros ascienden a 4.840,9 millones de euros, lo que supone una bajada del 3% respecto al actual ejercicio. De ellos, 2.532,2 millones se destinan a endeudamiento para amortización (incremento del 75,4%) y 2.250,9 millones a endeudamiento neto (-30,4%).

Prioridades de gasto

Por lo que se refiere al estado de gastos del presupuesto, las operaciones no financieras suponen un volumen de 28.107,4 millones de euros (descenso del 7,2% respecto a 2012). Dentro de éstas, los gastos corrientes se reducen un 4,6%, situándose en los 24.293,3 millones de euros y con bajadas destacadas en bienes y servicios (-10%) y personal (-8,3%). Las operaciones financieras se elevan a 2.599,3 millones de euros (incremento del 50,7%) y se dedican en su mayor parte a gastos de pasivo (2.579,1).

En el capítulo de inversiones, el presupuesto de 2013 mantendrá el esfuerzo realizado durante los años de la crisis, que ha supuesto una media del 3,7% del PIB desde 2008 y el 23% del realizado por el conjunto de las comunidades autónomas. La dotación para el próximo año alcanzará los 3.814,1 millones de euros.

Pese a que en 2013 las consejerías dispondrán de un 10,7% menos de recursos, se prioriza el esfuerzo anticíclico dirigido a fomentar el empleo y promover la competitividad de la economía andaluza.

Para el primero de estos objetivos, el presupuesto del próximo ejercicio consigna 370,5 millones. De ellos, 177 millones se destina al desarrollo del Plan de Choque por el Empleo en Andalucía, 45 a la rehabilitación de vivienda y 10 a la puesta en marcha de vías ciclistas en áreas metropolitanas. Además, se mantienen 78,5 millones de euros del Plan de Fomento del Empleo Agrario, cuya dotación total se ha incrementado un 115% desde 2010. Las cuentas andaluzas también incluyen recursos adicionales para mejorar las medidas de empleabilidad, intermediación laboral y fomento del empleo (307 millones); formación (322), y apoyo a emprendedores (169).

Respecto al fomento de la competitividad y el apoyo a los sectores productivos, el proyecto destinan 500,6 millones a políticas de I+D+i, ámbito en el que la innovación científica y tecnológica crece un 10% en sus dotaciones no financieras (42,5% acumulado desde el inicio de la crisis), mientras que Telecomunicaciones y Sociedad de la Información dispondrá de 72,3 millones (subida del 29,8%).

Para el área de internacionalización de la economía andaluza, fundamental en un momento de crecimiento de las exportaciones, se consignan 84,5 millones, mientras que la planificación y desarrollo industrial acapara 426 millones y el desarrollo energético y fomento de la minería 169.

Comercio y turismo

Los esfuerzos se dirigen también a impulsar el turismo y el comercio (234,1 millones), con los datos destacados del crecimiento de las operaciones no financieras del programa de ordenación y promoción comercial (34%) y la dotación de 115 millones para el fondo para pymes turísticas y comerciales. Además, se mantienen los objetivos de reducir la estacionalización de la demanda, así como apoyar las iniciativas de turismo sostenible, los planes turísticos para grandes ciudades y Andalucía LAB (Centro de Innovación Turística de Andalucía).

Otras partidas destacadas son los 377,6 millones para proyectos medioambientales; los 335 millones para infraestructuras en materia de agua; los 286,3 del programa de gestión del medio natural y los 45,3 para acciones en materia de pesca. Asimismo, los recursos para incentivación del sector agroindustrial aumentarán un 15,2%.

El presupuesto de la comunidad autónoma para el próximo ejercicio mantiene su compromiso con la educación como garantía para potenciar el crecimiento económico a largo plazo y mejorar la igualdad de oportunidades. A esta materia se destinarán 7.451,15 millones de euros, lo que representa el 32,4% del presupuesto de las consejerías. Entre otras previsiones, se consignan 205 millones a becas, lo que supone un incremento del 7% y sitúa a Andalucía como la región que más recursos propios dedica a este fin. Destacan los programas Beca 6000 (41,2 millones) y Becas Segunda Oportunidad (12,1).

Por otro lado, se mantiene el gasto para funcionamiento de los centros escolares, se garantiza la gratuidad de los libros de texto (65 millones), el Plan de Apertura de Centros Docentes (crece hasta los 73,1 millones), la Escuela TIC 2.0 (46,9 millones) y el transporte escolar (80 millones). Además, se consolida el Plan de Fomento del Plurilingüismo (824 centros bilingües) y se destinarán 1.420 millones a las universidades andaluzas, una dotación vinculada al acuerdo de financiación actualmente en prórroga.

Salud y servicios sociales

Otra de las prioridades de las cuentas autonómicas para el próximo ejercicio es el mantenimiento de los servicios públicos esenciales, sin privatizar hospitales ni centros de salud, prestando atención sanitaria a la población inmigrante y desarrollando la Ley de Dependencia (1.146 millones). Para todo ello, se destinan a Salud y Bienestar Social un total de 10.086 millones, lo que supone el 44% de los recursos totales de las consejerías.

El presupuesto andaluz también está dirigido a combatir la desigualdad y evitar el aumento del riesgo de exclusión social. Para ello, se prevé el desarrollo del Plan Extraordinario de Acción Social, dotado con 60 millones; el Programa de Solidaridad, al que se destinan 70 millones (incremento del 12,2%), y la Red de Solidaridad Alimentaria, que contará con 20 millones. Además, la Junta subirá las pensiones asistenciales, al incrementar un 2% el complemento autonómico.

En cuanto a políticas de igualdad, el Instituto de la Mujer mantiene todos sus programas, especialmente los de atención a mujeres víctimas de violencia (que suben un 9%),  servicio de defensa legal por discriminación laboral y ayudas a asociaciones de mujeres.

Finalmente, los denominados programas G+, que son los que tienen mayor incidencia en las políticas de igualdad entre hombres y mujeres, ganan peso y suponen el 71,4% del presupuesto total.

“urgencias